Los drones de Amazon son ilegales en Estados Unidos


Antes de que el cielo se se convierta en toda una pista de distribución de paquetes y haya que asignar concesiones sobre las rutas del espacio aéreo más próximo a nuestras cabezas, Amazon tendrá que salvar un pequeño obstáculo que se ha presentado ante sus narices. Sabemos de la enorme importancia que da el gobierno estadounidense a su seguridad nacional y, justamente, la Administración Federal de Aviación es muy estricta en lo que respecta a permitir la circulación de objetos voladores no tripulados por los cielos de su país.
Tal es así, que el vídeo en el que Jeff Bezos aparece demostrando la eficacia de sus drones en la entrega de paquetes, ni siquiera está rodado en EE.UU. Por el paisaje de fondo podría parecer que sí, pero no. Y la razón es esa, que no está permitido. Las razones del gobierno para ello están absolutamente justificadas, por lo que Bezos tendrá que armarse de santa paciencia o, directamente, olvidarse del mercado estadounidense.
Norteamérica sabe que los drones pueden usarse de forma terriblemente eficaz en el asesinato selectivo de personas. Sabe que se pueden usar para espiar y vigilar ciudadanos, además de para detectar objetivos de ataques militares que luego son atacados con enorme virulencia. Se pueden usar para captar conversaciones, interceptar transmisiones. Un drone puede equiparse con bombas y misiles, y accionarse a distancia sin temor a tener bajas en las propias filas. Los drones, usados durante una contienda, violan la convención de Ginebra, las leyes humanitarias y más. Sus características los sitúan en una especie de laguna legal que, mientras la ONU no decida resolver legislando al respecto, los convierte en los ejecutores de terribles crímenes de guerra y contra la humanidad por ataques indiscriminados y asesinatos dirigidos sin que medie un juicio o una aportación de pruebas contra nadie.
2532339978_25a5e313fa_o
EE.UU. conoce muy bien esas razones porque está usando drones para matar discriminada e indiscriminada ente en Siria, Pakistán, Yemen y Somalia. Conoce su uso en espionaje porque pretende usarlo en países enemigos como Corea del Norte para recabar información sobre ellos y argumentar la necesidad de una nueva intervención si se tercia. Y como sabe todo eso y más, no quiere convertirse en el cazador cazado y ha dispuesto todo tipo de límites a la circulación de drones en sus propias fronteras. Aunque eso tampoco es del todo cierto. El caso es que la policía puede emplearlos (justificadamente) para vigilar a sus conciudadanos y, por si se echaban en falta acciones dentro de casa, el Fiscal General de EE.UU. anunció recientemente que los drones podrían usarse para eliminar a norteamericanos, dentro del territorio nacional, de los que se sospechase que colaboran con terroristas. Básicamente, sin detención, sin abogados y sin juicio previo, si se considera que hay suficientes indicios de afinidad con bandas terroristas, el cualquier momento, un drone se acercará volando a la ventana de su casa y, sencillamente, lo ejecutará. Pero eso es porque los detentadores del poder de decidir quién es bueno y quién es malo, tienen que poder ser los únicos con autorización (u omisión) para usar drones con fines militares y de inteligencia. Si no, cualquiera podría usarlos contra ellos como ellos los usan contra otros, y así no se vale.
¿Drones de Amazon sobrevolando EE.UU.? Va a ser que no. Salvo que la CIA les pueda dar un uso secundario como la NSA lo hizo con las cookies de Google, será que no.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana

Cuando morir se vuelve social: las apps de la muerte