La Amazon Appstore permite probar las aplicaciones antes de su compra

La pasada semana, la Amazon Appstore abría sus puertas y llegaba pisando fuerte, 3.800 aplicaciones para Android divididas entre aplicaciones gratuitas y de pago, con alguna novedad exclusiva, como la nueva aventura de los, algo cansinos, Angry Birds. Si ya esta tienda era una apuesta interesante que podría hacer tambalear el ecosistema actual de aplicaciones para Android, encabezada por el Android Market, el hecho de que Amazon estuviese por detrás ya era un reclamo interesante para que esta tienda suscitase el interés pero, según parece, Amazon puede mejorar aún más la oferta ya que Amazon permite que los usuarios prueben las aplicaciones antes de comprarlas.


La idea suena muy bien, de hecho, es algo parecido a los samples de las canciones de la iTunes Store, es decir, la posibilidad de probar, en este caso, una aplicación para evaluar si es lo que buscamos y, en caso afirmativo, proceder a su compra. La parte mala es, que al igual que la tienda, esta facilidad sólo está disponible en Estados Unidos pero, ojalá que esta tienda se extienda al resto de países en los que Amazon ofrece sus servicios.

Lógicamente, por simplicidad, esta “demo” no se ejecuta desde el smartphone de los usuarios, si no que se ejecuta desde un emulador de Android desde la propia interfaz web de la tienda online. ¿Una demo de Android? Pues sí, un emulador completo de Android 2.2 Froyo que, además de ejecutar la aplicación, permite visualizar fotos, navegar por internet o escuchar música, vamos, un Android virtualizado en toda regla.

Todo esto tiene bastante sentido, sobre todo, si tenemos en cuenta que Amazon es uno de los proveedores de referencia en infraestructuras en cloud computing. De hecho, según la propia Amazon:

Al pulsar sobre el botón “Ejecutar demo”, se ejecutará una copia de la aplicación que hayamos seleccionada sobre el Amazon EC2 (Amazon Elastic Compute Cloud), un servicio web que provee, bajo demanda, una infraestructura de computación orientada a desarrolladores. Cuando se hace clic, a través del ratón, sobre el teléfono virtual que aparece en la pantalla, enviamos esas “entradas” que llegan desde Internet hacia la aplicación que se está ejecutando en Amazon EC2, de la misma forma que se comportaría un terminal tras la pulsación de la pantalla por parte de los usuarios. Nuestros servidores enviarán los datos de salida de vídeo y audio desde la aplicación hacia el navegador del usuario. Todo esto ocurre a tiempo real, permitiendo a los usuarios explorar las funcionalidades de las aplicaciones igual que si estuviésemos con un smartphone en nuestras manos.

Cloud computing, Android y Amazon, una propuesta tecnológica muy interesante.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana