Periodistas que necesitan cursos de informática básica: otra revelación de WikiLeaks

A una semana de que WikiLeaks hiciera explotar una bomba mediática en el centro de la diplomacia estadounidense, hemos sido testigos de una inmensa reacción en cadena: declaraciones políticas, arrestos, chismes de alta diplomacia, acusaciones cruzadas, profundas posturas a favor y en contra de las filtraciones, DDoS, etcétera. Internet como medio y poder irrumpió en la política mundial como en pocas ocasiones. Me atrevo a decir que nuestra generación presenció el acto hacktivista más importante de la historia y, con mucha probabilidad, no el último.

Pero hubo un asunto entre tantos que atrapó mi atención: el tratamiento que el periodismo tradicional le dio a Internet, sus redes, habitantes y tecnicismos.



 Desde mi punto de vista, el periodista promedio se vio obligado a profundizar o intentar entender eso que antes banalizaba durante la sección de tecnología y las notas curiosas del día. Asimismo pienso que de existir un Diccionario Esencial del Periodista, nuevos términos le exigen su pronta incorporación: hackers, Internet, web, servidores UNIX, ¡UNIX!, sitios espejo, DDoS, wikis, torrents, etcétera.

En lo que sigue les ofrezco un puñado de frases que encontré navegando por el lugar antes conocido de forma romántica como La Superautopista de la Información: escandalosa representación de los hackers como iniciadores de nuevas guerras mundiales, falsedad en la información, manejo anticuado o torpe de la jerga informática y más.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana