Hackulous o cómo hacer una App Store Pirata haciendo “BitTorrent al revés”

¿BitTorrent al revés? Algo así, por eso va entrecomillado en el título. Exploremos el concepto. Antes veo conveniente recordar cómo funciona el protocolo BitTorrent tradicional —pueden evitar mi aburrida explicación observando con detenimiento esta animación—:

Crea una red P2P coordinada por un tracker para distribuir una cantidad definida de bytes, es decir, el archivo.

El archivo se distribuye entre todos gracias a una colaboración tipo enjambre, donde el protocolo procura que cada miembro de la red —peer— reciba una pieza distinta. En esta variedad radica buena parte del éxito, pues implica un equilibrio al compartir y recibir, a la vez que aumenta la disponibilidad de todas las piezas.



Cada peer solicita piezas que echa en falta a la vez que comparte las que otros no tienen. Cuando un peer termina, se convierte en seed. El resto son leechers. El seed es importante para asegurar la presencia en la red de al menos una copia íntegra del archivo.

Ahora sí, BitTorrent al revés y en seguida la App Store Pirata:

Cada miembro de la red posee una copia íntegra del archivo.

Seguido por el consentimiento del dueño del archivo, este es enviado en piezas a un servidor central. Un potencial enjambre de participantes estaría entregando piezas del archivo hasta completarlo en el servidor.

Una vez que se valida la calidad e integridad de un archivo, este se comparte desde el mismo servidor a todos aquellos usuarios que no lo posean, cerrando así el ciclo de multiplicación de la información.

Estos tres pasos explican “cómo hacer una App Store Pirata”. Solo hay que cambiar unas palabras por otras y agregar un poco más de información. Esto es,

La copia íntegra el archivo es cualquier App comprada, o no, vía la App Store oficial de Apple. Las Apps suelen incluir protección anti copia o DRM, la cual puede removerse rápidamente con Clutch o su interfaz gráfica Crackulous.

El servidor central es Apptrackr: un sitio web que facilita la tarea de descargar e instalar aplicaciones crackeadas en tu iPhone, iPod Touch o iPad.

Finalmente, MobileHunt envía, previo consentimiento del usuario, piezas de las Apps que no están en Apptrackr. Una vez completadas en Apptrackr, las Apps compartidas estarán a libre disposición de otros usuarios.

¿Por qué Hackulous? Porque es el grupo de hackers encargado de crear esas y otras aplicaciones. Su labor, desde mi punto de vista, constituye uno de los más grandes hacks hechos a la industria alrededor de Apple. Visto de otra manera, si consideramos que la App Store ya tenía sus goteras, con el “BitTorrent al revés” de MobileHunt y compañía, se ha creado una tubería de Apps directamente conectada a la Apptrackr que por ahora no veo cómo podrá ser eliminada.

Hackulous afirma que la App Store no es justa con los usuarios porque no ofrece una forma general de probar las aplicaciones antes de la compra. Por eso diseñó Apptrackr, para probar aplicaciones y no más —aunque está consciente de “otros usos”—. Es más, ya tiene listo Kickback, un software diseñado expresamente para retirar el DRM de los aplicaciones de la aún por salir Mac App Store.

Al final del día, el trabajo de Hackulous también demuestra lo difícil que puede ser construir candados técnicos o legales que un grupo de hackers no pueda abrir. Asimismo, es una invitación insoslayable a Apple para que abra su App Store a otras posibilidades. ¿No lo creen así, estimados lectores?

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana