Wikileaks bajo un ataque DDoS el día en que filtra información secreta de EE.UU.


Justo cuando WikiLeaks se preparaba para publicar un nuevo lote de documentos clasificados, la web ha anunciado en su perfil en Twitter que el servicio se encuentra bajo un ataque de denegación de servicio (DDoS), por lo que la web no está disponible. En esta ocasión, la filtración se centraba en documentos y comunicaciones diplomáticas del gobierno norteamericano y sus aliados, unos 250.000 documentos, algo que iba a incomodar no sólo al Departamento de Estado de Estados Unidos sino también a más de un gobierno occidental.

Lógicamente, ante esta contigencia, WikiLeaks ha reaccionado con un plan alternativo que también ha publicado por Twitter y en el que indica que ha enviado copia de los documentos a los principales diarios impresos: El País (que ya lo ha publicado), The Guardian, Le Monde, el New York Times o Speigel.

Quién está detrás de este ataque DDoS es todo un misterio, ¿algún servicio de inteligencia o el propio WikiLeaks para tener aún más notoriedad?, en cualquier caso, no es casual que el día en el que van a salir a la luz documentos que pueden abochornar a los servicios diplomáticos de medio mundo, el portal acabe fuera de servicio por un ataque.


¿Y cuál es el contenido de los documentos? Comunicaciones diplomáticas relativas a los puntos más conflictivos del planeta y datos que ponen al descubierto la política exterior norteamericana y su relación con el resto de países, ya que en los documentos se muestra cómo los funcionarios del cuerpo diplomático estadounidense hablan de jefes de estado de otros países (aliados o no) sin apenas medir las palabras usadas. Las expresiones utilizadas para catalogar a líderes como Sarkozy o Putin, van a dinamitar las relaciones de Estados Unidos con sus aliados y va a suponer un enorme salto hacia atrás en muchos proyectos.

Parte del contenido se había filtrado a través de Twitter, a través de una copia de Der Spiegel que se había filtrado antes de tiempo y que, por ejemplo, no dejaba en buen lugar a la Canciller alemana, Angela Merkel.

Posiblemente estemos ante el mayor escándalo diplomático de la historia, tanto, que es posible que cambie los hábitos y técnicas que utilizan los cuerpos diplomáticos de todo el mundo y deje alguna que otra cicatriz en las relaciones entre los países.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana