Nuevo iPod touch, a fondo: El iPod más espectacular de la familia (hasta el momento)


Para acabar con la ronda de análisis de los nuevos iPods, hoy le toca el turno al nuevo iPod touch. En este caso, he preferido tomarme mi tiempo para probarlo a fondo y día a día, y es que este nuevo iPod touch se lo merece. Espectacular por los cuatro costados, es imposible que este nuevo producto de Apple pase desapercibido.



Antes de empezar, una reflexión. Desde que iPhone OS se anunció con el primer iPhone en Enero de 2007 (que lejos parece quedar eso, ¿verdad?) hasta el novísimo iOS 4.2, da la impresión de que Apple nos muestra UN sólo dispositivo iOS. El iPad, el iPhone y el iPod touch podría considerarse, fácilmente, un mismo producto que en cada caso potencia una características para diferenciarse.

Así como el iPhone cubre la necesidad casi obligatoria hoy en día de disponer de un teléfono móvil inteligente, el iPad hace lo propio para cubrir el segmento de los ordenadores ultraportátiles (cuyo mercado parece que se está merendando fácilmente). El primero por funcionalidades y el segundo por tamaño, pero, ¿que destaca en el nuevo iPod de Apple?


iPod touch, un diseño increíble alejado del iPhone 4


Pasa a menudo con los productos Apple, os ha pasado mil veces: Véis una foto del último gadget de la compañía y no parece tanto… hasta que lo tienes enfrente. El nuevo iPod touch es algo ligero y delgado, que debería rozar la vergüenza para cualquier producto similar de la competencia.

Es increíble como Apple ha conseguido condensar todas las características presentes en el nuevo dispositivo en un espacio tan (repito) asombrosamente reducido. De hecho, es más pequeño (en envergadura) que el iPhone 4, manteniendo exactamente la misma pantalla:

Aunque eso sí, donde el nuevo iPod touch gana por goleada es en la extrema delgadez del dispositivo. Si habéis cogido alguna vez un iPhone 4 sabréis que tiene el grosor habitual de cualquier smartphone de gama media-alta, aunque pesa bastante. Coger por primera vez un iPod touch es una sensación completamente diferente:







Como veis en la foto, no sólo se aleja completamente del diseño del iPhone 4, es además la mitad de grueso que él. De aspecto muy similar al anterior iPod touch, este nuevo modelo mantiene su ligereza: Tenerlo en la mano es una completa gozada, teniendo en cuenta la nueva pantalla y las nuevas características que incorpora.

¿La peor parte de este diseño tan extremadamente delgado? Los botones, sin duda. Los bordes con esa curva tan pronunciada en la parte trasera hace que los botones (que por cierto, no son metálicos como en el iPhone 4) sean muy difícilmente accesibles por nuestros dedos, ya que no se acceden de forma “plana” a ellos. No hay mayor problema con ésto en cuanto te acostumbras, pero es algo que llama la atención la primera vez que se utiliza.


Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana