Chrome manda en la Red

De acusado de monopolio a conformarse con rozar el 30% de cuota y cada vez más alejado de la competencia. Esa es la triste situación de Internet Explorer, el navegador de Microsoft. El comienzo del fin de su reinado llegó en 2010 cuando la Comisión Europea los obligó a quitar Explorer como el navegador predeterminado en los ordenadores. Windows. Los conminaba a ofrecer varias alternativas a los consumidores cuando estrenasen un PC. Esta elección hizo que se descubriera la existencia de Firefox, de la Fundación Mozilla, con sus pestañas y complementos para adaptarlo al gusto de cada cual.

En 2008 había nacido Chrome, de Google, cuyo estreno estuvo rodeado de polémica. No solo porque robase parte del equipo de ingenieros a Firefox sino porque no quedaba clara la gestión que hacía de los datos de navegación. Mientras que la competencia presentaba dos cajas diferenciadas, una para búsquedas dónde se podía escoger entre el difunto Altavista, Bing, Yahoo!, Wikipedia... y otra para teclear direcciones web, Chrome tiene una sola barra para ambas cosas por lo que no queda clara su gestión de los datos. Paloma Llaneza, abogada especializada en nuevas tecnologías, advertía en este medio sobre su política de datos: “sigue remitiendo al usuario a su Centro de Privacidad, donde se establecen unas condiciones genéricas y poco claras de lo que Google o las empresas de su grupo hacen o pueden hacer con nuestros más que personales datos”. Parece que esto no ha importado demasiado a los consumidores.

En 2010 la diferencia de cuota de mercado entre ambas plataformas era abismal. Un 10% para Chrome frente al 58% de Explorer. Firefox era el segundo con el 30%.

A finales de 2012, Chrome adelantó a Explorer por primera vez según StatCounter, el medidor independiente utilizado por la industria, desde entonces no ha dejado de crecer. Su sencillez de uso y endiviable velocidad de carga hacen olvidar su escasa transparencia.

Chrome mantiene su hegemonia, 45% del tráfico en ordenador. Explorer el 25% y Firefox ha ido perdiendo fuelle hasta quedarse con el 20%. El resto de la tarta se lo reparten Opera, Tor, destacado por proteger la privacidad de los usuarios, y Safari, el de los ordenadores Mac.

Google mima su puerta de acceso a la Red. Es el navegador por defecto, lo que Bruselas no permitió a Microsoft en PC, en móviles y tabletas Android. Funciona como sistema operativo en sus ordenadores Chromebook y prepara un evento para que los desarrolladores hagan aplicaciones el 20 y 21 de noviembre en su sede de Moutain View.




Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana