De TIME, Zuckerberg, Assange, la persona del año y la pérdida de independencia de los mass media

El día de ayer nos enteramos de que la prestigiosa publicación TIME finalmente decidió elegir a Mark Zuckerberg, el joven de complicado apellido fundador de Facebook, como la Persona del Año 2010 “por conectar a más de 500 millones de personas y cambiar el modo en que vivimos”, decisión que muchos no compartimos por varias razones que comentaré seguidamente y la misma que también deja patente nuevamente el arresto a manos de grandes poderes al que se encuentran sometidos importantes medios y hasta que punto hoy en día Julian Assange, fundador de WikiLeaks, es persona “non grata”.



Lo primero importante a aclarar sobre todo este asunto es que en teoría TIME elige para su Persona del Año a aquella que ha influido más de una u otra manera en las noticias del año que toque, lo que si tenemos en cuenta junto a que en la lista de candidatos preseleccionados al “galardón” de esta edición estaba Julian Assange, nos lleva hasta la razón fundamental por la cual la decisión de la publicación no tiene mucho sentido. Me explico.

Indudablemente lo que ha hecho Zuckerberg al parir Facebook es algo realmente disruptivo digno de mención y reconocimiento ya que como argumenta TIME la red social que nos ocupa ha cambiado el modo en que vivimos, pero estamos hablando de un fenómeno que explotó hace unos cuantos años y desde entonces el peso mediático de Zuckerberg ha venido siendo más o menos el mismo y este 2010 igual, no se produjo repunte significativo alguno (bueno sí, un poco como consecuencia del estreno de la película “The Social Network”). En contra posición tenemos a Julian Assange, el impulsor de una de las mayores filtraciones de información de la historia que viene protagonizando día sí y día también desde hace tiempo las portadas de cientos de periódicos, revistas, blogs y televisiones.


Es decir, que el impacto mediático de Assange en 2010 comparado con el del CEO de Facebook ha sido bastante más importante y aunque ciertamente Zuckerberg es completamente merecedor de la distinción de TIME esta llega tarde (siguiendo la lógica de TIME para nombrar Persona del Año en 2010 a Mark Zuckerberg podrían perfectamente haber proclamado como tal a por ejemplo Bill Gates).

A este razonamiento que creo es de bastante peso de por qué la elección de TIME carece de lógica tenemos que sumar otro que no lo es tanto (y no lo es por que desde siempre la decisión final la ha tomado la redacción de TIME), el que dice que en la votación popular paralela que monta el magazine para elegir a la persona del año Assange ganó por goleada al resto de seleccionados propuestos -concretamente obtuvo un total de más de 380 mil votos y Zuckerberg quedó el último con 18 mil—.

Dicho todo esto lo más interesante del caso es que la decisión de TIME claramente responde, al menos bajo mi óptica, a presiones de los poderes políticos estadounidenses. La publicación, aunque en alguna otra edición pasada de la Persona del Año si que se ha “mojado” algo más, ha optado esta vez por esquivar posibles problemas galardonando contra toda lógica a Zuckerberg para quitarse del medio al molesto Assange.

Esto último es lo verdaderamente relevante a la par que grave y lo que de verdad me gustaría que le quedara claro a todo el mundo. Estamos ante una nueva prueba muy clara y de considerable peso en mi opinión (hablamos de TIME) que demuestra lo realmente doblegados que en estos tiempos están los mass media ante los poderes políticos y económicos, lo que a su vez también demuestra que la existencia de WikiLeaks y Julian Assange es extremadamente necesaria.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana