Viacom tampoco quiere estar en Google TV

Las grandes cadenas de televisión de EE UU temen perjudicar su modelo de negocio.

Ya lo han dicho la ABC, la CBS, la Fox y la NBC. Ahora ha sido Viacom quien ha anunciado que no ofrecerá sus contenidos en Google TV. Viacom es propietaria del canal MTV y de productoras como Paramount, Dreamworks y UIP.


El grupo empresarial ha explicado en un comunicado que sus emisiones no estarán disponibles en la plataforma de Google TV aunque no rechazan alcanzar un acuerdo en el futuro. "Continuamos evaluando Google TV a fin de identificar oportunidades en las que la plataforma pueda ser útil para optimizar nuestros contenidos web".

El rechazo de las grandes cadenas de televisión a Google TV se debe a las dudas sobre los ingresos publicitarios. El proyecto de Google TV supone dar acceso a contenidos que las cadenas ya ofrecen en sus sitios de Internet y ello podría suponer una fuga de ingresos publicitarios.

Con todo, el rechazo de Viacom podría tener otra explicación ya que la compañía ha protagonizado un largo contencioso con Google por culpa de YouTube.

En junio, YouTube, ganó un pleito millonario a Viacom que le acusaba de infringir los derechos de autor por vídeos que colgaban los internautas. Durante el juicio, Google alegó que cuando existe una notificación de que un vídeo infringe los derechos de su titular, el portal lo suprime. El juez admitió los argumentos de Google y precisó que la vigilancia sobre la legalidad de los contenidos no obliga a una monitorización global de los mismos.

La batalla judicial hizo aflorar acusaciones mutuas y las empresas se cruzaron denuncias por conductas dudosas. Google aseguró que Viacom intentó comprar el portal de vídeos en 2006 y que no le preocupó la supuesta infracción del copyright hasta que comprobó que su intento de compra fracasaba. Viacom, por su parte, afirmaba que Google toleró la existencia de vídeos que vulneraban los derechos de Viacom para forzar a esta compañía a pactar con YouTube un acuerdo de distribución. Viacom rechazó que pusiera ella misma contenidos atentatorios a los derechos de autor. Google aseguraba que Viacom contrató a agencias para que, con el empleo de falsas identidades, colgaran en el sitio vídeos de su propiedad para reforzar el argumento de que YouTube era un nido de archivos ilegales. Viacom, por su parte, aseguraba que se negoció con Google un pacto que suponía que Google pagaría 590 millones de dólares y colocaría marcas de agua en sus vídeos.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana