Resuelven el misterio del Chupacabras


Recuerdo que fue en mi niñez cuando en cierta zona aledaña a la Ciudad de México escuché hablar por vez primera del Chupacabras. Fue en la radio, reseñado por especialistas en el tema. Luego, poco a poco y con el terror que sólo los medios pueden generar, miré los efectos del monstruo a través de la televisión: animales muertos por doquier, ovejas, perros, gallinas y cabras, por supuesto. Vi declaraciones juradas de gente que vio al Chupacabras hacer de las suyas.


Era 1995 y el mito se esparció en cada comunidad a lo largo y ancho de mi país. Eran tiempos de dura y omnipresente crisis económica. También recuerdo vagamente las otras versiones, las conspiratorias: “El Chupacabras es un invento del gobierno” y así por estilo.

Entradas populares de este blog

Linux Mango - las distribución Dominicana